5 feb. 2013

Cafés calientes y camas vacías.

Me desperté entre sabanas negras con olor a ti.
El café de aquella mañana tenia demasiada azúcar 
o puede que fuese yo que necesitase las cosas algo mas amargas ese día.
El frío hacía mella en los cristales de mis ventanas 
y el vaho me impedía ver aquel paisaje, que tanto observe junto a él,claramente.
Entre mis manos aquella taza de café me proporcionaba el calor, 
que una vez sus manos me dieron.
El silencio inundaba la habitación y su voz la sustituí por música.
Resultaba vacío el salón y mis paredes que nunca hablaban, no se callaban, 
me contaron con detalles la historia de amor 
y pasión de dos amantes que se habían jurado el mundo y terminaron con nada.

Dejé la luz del porche encendida por si el quisiese volver, 
que no tuviese ningún problema en encontrarme,

en encontrar el camino de vuelta a estas sabanas negras que lo echan en falta cada noche.


9 comentarios:

  1. últimamente mi café de la mañana tambien tiene demasiada azúcar. Parece mentira lo que eso hace que tu día cambie. Me encanto tu entrada. Un saludo =)

    ResponderEliminar
  2. "Resultaba vacío el salón y mis paredes que nunca hablaban, no se callaban" Me ha encantado. A mí el café últimamente me sabe demasiado amargo.

    Si quieres también puedes seguirme en twitter (@maay_gt)
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Que bonita. Me siento super identificada. Dia tras dia se regalan la luna sin darse cuenta de que luna solo hay una.. te sigo(:
    Saludos de la chica de los chicles, que tambien le apetece de vez en cuando el café bien amargo

    ResponderEliminar
  4. Escribes hermoso, me gusto mucho tu blog y me encanto este texto.
    Gracias por pasarte por mi blog. Espero regrese jajaja
    Te sigo y besos C:

    ResponderEliminar
  5. Holaaa! Quiero decirte que tienes una nominacion a un premio en mi blog =D Espero que te pases cuando puedas. Besos C:

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog, pásate <3

    ResponderEliminar
  7. La suavidad de tus palabras me dan la sensación de que estoy viviéndolo. Me siento muy identificada, y no sé si te acuerdas de la entrada que escribí hace un tiempo, la de "Besos sabor café". Las dos entradas son como el ying y el yang. Lo que pudo ser y lo que fue.
    Un abrazo Daniela, y gracias por tu comentario.

    Luna Plateada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luna, he de decirte que tu entrada fue la que me inspiro para escribir esta.
      De nada y otro para ti.

      Eliminar
  8. Una delicia leerte. Me gustan mucho tus historias, me quedaré por aquí.
    Gracias por aceptarme.
    Besos.

    ResponderEliminar

Seguidores

Visitas.

LO MÁS LEÍDO.